Una mujer de vanguardia

ImagenAlicia Moreau fue una mujer vanguardista que supo quebrar barreras sociales allí donde transitó, en la universidad, en las filas socialistas, en el movimiento feminista. Por mérito propio, ganó un lugar en la política en momentos muy difíciles para la inclusión de la mujer en la vida pública. Junto a otras cinco mujeres, integró el grupo de pioneras que ingresaron por primera vez en nuestro país a la carrera de medicina. En su rol de militante social y política, organizó el Primer Congreso Femenino Internacional, fundó la Unión Feminista Nacional, y creó el Comité Femenino de la Higiene Social para combatir la trata de blancas, entre muchas contribuciones. Integró el Comité Ejecutivo del Partido Socialista convirtiéndose en la primera mujer argentina en ocupar un cargo político. De su puño y letra son también los primeros proyectos de ley de sufragio femenino presentados por el socialismo a comienzos del siglo XX.

Su frAlicia Moreau, La mujer en la democraciauctífera y larga vida le permitió ser contemporánea de años tumultuosos en nuestro país, fue testigo privilegiada y comprometida defensora de una frágil democracia, frente a los vaivenes cívico-militares. En momentos donde las fuerzas mas conservadoras imponían sus dogmas, Alicia supo penetrar con perspicacia en la complejidad de los problemas de su época. Conservó toda su vida una mirada joven, un espíritu rebelde que le impedían doblegarse y resignarse frente a la injusticia y la opresión. Su vida nos muestra cómo es posible integrar rectitud moral, excelencia intelectual, honestidad, fervor por la militancia y un compromiso inclaudicable con la defensa de los derechos humanos.

ImagenHoy domingo 12 de mayo se cumple un nuevo aniversario de su fallecimiento. Pero recordar a Alicia no es sólo un ejercicio de memoria y reconstrucción histórica. La democracia argentina aún tiene grandes deudas con la ampliación de derechos y la participación social por la cual ella luchaba incansablemente. El ejemplo de Alicia Moreau está presente para señalarnos una vez más el trayecto que hemos andado y el que nos resta desandar, para reafirmar el compromiso socialista con la trasformación de nuestra realidad. Hoy como ayer, La Doctora está presente para recordarnos que “…el destino no está cerrado. Tenemos que acompañarlo al ritmo de los más jóvenes. Nada es imposible, joven. Nada es imposible”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*