UNA COALICIÓN PROGRESISTA PARA LA ARGENTINA

ImageLas coaliciones políticas, por definición, deben ser amplias, diversas. Nuestras sociedades son complejas y poder generar instancias reales de propuesta y participación requiere de estructuras horizontales que reflejen esa heterogeneidad. Si miramos a nuestro alrededor, experiencias cercanas y contemporáneas en nuestro continente, como la de Chile o Uruguay, nos ofrecen referencias de construcciones plurales, donde a partir de coaliciones fraguadas al calor de objetivos e ideas compartidas – y no de coyunturas electorales- edifican de manera ininterrumpida una base sólida, lo suficientemente amplia como para garantizar la naturaleza inclusiva desde un comienzo.

En nuestro país, el Socialismo logró consolidar en Rosario primero, y en Santa Fe después, una propuesta política amplia, plural, de coalición. Porque comprendimos que grandes desafíos como gobernar territorios y cambiar la vida de las personas, requieren de consensos amplios.No se gobierna con una visión única, ni se tiene toda la verdad. Pero hay valores que se encuentran en el seno de esa construcción, y son irrenunciables para quien lleva un liderazgo en ese espacio. Valores del progresismo como la promoción de los derechos humanos, la equidad, la justicia social, la igualdad ante la ley, la libertad y desde luego, la probidad y honestidad en la función pública. Ese ha sido el camino que nos permitió consolidar un progresismo socialista en la ciudad de Rosario, y liderar un proceso de cambio en la Provincia de Santa Fe. Camino que seguimos recorriendo.

Hoy, tenemos frente a nosotros la posibilidad de impulsar un cambio de verdad en Argentina. Se puede salir del callejón del maniqueísmo, de la lógica del amigo-enemigo, de la sociedad de traidores y adeptos. Del “roba pero hace” o del “no hay otra cosa para votar”. Se consolida un Frente de centro izquierda democrático, liderado por el Partido Socialista. Un Frente con vocación de gobierno que convoca a la pasión y a la esperanza. Que propone fortalecer la institucionalidad, una economía sustentable y un Estado de bienestar avanzado, descentralizado, participativo y transparente. Necesitamos consagrar la voluntad del diálogo, el respeto a la diversidad de expresiones, intereses y expectativas de todos los actores, la profundización del entramado de relaciones sociales, y la promoción y respeto de reglas claras del juego.

Este mes se cumplen dos años de la conformación del Frente Amplio Progresista. Ese pequeño brote tiene raíces profundas, 116 años de historia del Partido Socialista en Argentina, más de 20 años de gestión en Rosario, y casi 6 en Santa Fe. Paso a paso avanzamos, y nos vemos cada vez más cerca del momento en que podamos liderar un cambio en la Nación, que construya un nuevo paradigma de desarrollo con igualdad, solidaridad y libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*