Victoria Ocampo: Una apasionada cronista de su tiempo que quiso escribir “como mujer”

miguel_lifschitz_aniversario_fallecimiento_victoria_ocampoEscritora, traductora y una de las intelectuales más destacadas en la Argentina del siglo XX. Mujer de fuerte compromiso social y político, que dedicó su vida a la reivindicación de los derechos de las mujeres y a acercar el mundo de las ideas y de la cultura a los argentinos.
Fue una mujer destacada de la sociedad argentina que nunca olvidó su origen, pero también fue una luchadora tenaz, una adelantada para su época, una mujer de principios, forjadora de un puente cultural entre Argentina y el mundo. Muchos creadores, escritores y pensadores de diversas nacionalidades y culturas, contemporáneos de Victoria, fueron acogidos por ella en nuestro país.
Nacida en 1890 en el seno de una familia aristocrática, su mayor ambición era (según sus propias palabras) “…Llegar algún día a escribir más o menos mal, más o menos bien, pero como una mujer…”.
Desde su juventud desarrolló una fuerte personalidad al tiempo que abrazaba la causa del feminismo, lo que le daría un rasgo distintivo a toda su obra literaria y a su accionar a lo largo de una vida.
Fue una mujer singular, que singularizó una época, que luchó por sus ideales y consiguió cada objetivo que se propuso. En tiempos en que la mujer sólo obedecía mandatos masculinos, Victoria bailaba tango, andaba a caballo, usaba pantalones y conducía autos. Parafraseando a Borges “En un país y en una época donde el mundo era de hombres y las mujeres eran genéricas, tuvo el valor de ser un individuo”.
Rebelde, transgresora y vanguardista, fue pionera en la lucha por las libertades y la igualdad de género, militó activamente en la Unión de Mujeres Argentinas, movimiento que presidió en 1936 y desde el cual bregó por los derechos de las mujeres y el mejoramiento de la condición femenina en nuestro país. Creía fervientemente en la igualdad entre en el hombre y la mujer, y al respecto escribiría: “Nacerá una unión, entre el hombre y la mujer, mucho más verdadera, mucho más fuerte, mucho más digna de respeto. La Unión magnífica de dos seres iguales que se enriquecerán mutuamente puesto que poseen riquezas distintas.”
Mujer ilustrada, conocedora del mundo y apasionada por las artes, se vinculó con personalidades de la literatura de la talla de José Ortega y Gasset, Gabriela Mistral, Adolfo Bioy Casares y Jorge Luis Borges.
Victoria Ocampo fue además una ciudadana solidaria y comprometida política y socialmente. En 1931 fundó la revista Sur, publicación en la que escribieron reconocidos intelectuales de nuestro país y del mundo; participó en diversos movimientos antifascistas; durante la segunda guerra mundial otorgó asilo a intelectuales europeos exiliados, envió toneladas de ropa y alimentos a la Europa ocupada por los nazis; y finalizada la guerra fue la única mujer latinoamericana en presenciar los juicios de Nuremberg.
Su militancia en defensa de la democracia, sus denuncias, y su oposición al peronismo, la llevaron a la cárcel en 1953; y al volver Perón del exilio en 1973, decidió donar sus propiedades y sus libros a la UNESCO para “ser utilizadas con un sentido vivo y creador en la producción, investigación, experimentación y desarrollo de las actividades culturales” según su palabras. Buscando con esto preservar el patrimonio cultural para las generaciones futuras.
Falleció el 27 de enero de 1979, dejando como legado para los argentinos y la humanidad su vasta obra literaria, entre la que encontramos títulos como: “La laguna de los nenúfares” (1926) “Lawrence de Arabia y otros ensayos” (1951) y “Tagore en las barrancas de San Isidro” (1961); y una estela de lucha y compromiso con la causa de la igualdad, la educación y la cultura; lo que la coloca entre una de las figuras intelectuales más trascendentes que diera la Argentina del Siglo XX.-
Su lealtad con los principios, las convicciones y los ideales y su honestidad intelectual, constituyen un ejemplo que hoy no es demasiado frecuente encontrar en la Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*