La concertación metropolitana: una oportunidad para el desarrollo territorial

miguel_lifschitz_perspectiva_areas_metropolitanasUna gestión moderna y progresista del territorio concibe la escala metropolitana como una llave para su desarrollo. Se trata de impulsar procesos de gobernanza compartida entre localidades, identificando temas comunes y proponiendo estructuras operativas de concertación. Buscamos superar la lógica jurisdiccional, consensuando soluciones conjuntas a problemas compartidos.

Santa Fe y Rosario dejaron de ser núcleos urbanos compactos para redefinirse como ciudades extendidas, con una cabecera y múltiples centralidades. Basta con mirarlas desde el aire para visualizar ese continuo urbano, donde mas de 1 millón 800 mil santafesinos habitan de manera indistinta una localidad, se trasladan por trabajo, estudio u ocio a otra, realizan actividades en una tercera, y para eso requieren atravesar varias de ellas. Necesitamos ordenar estas situaciones para mejorar la vida de sus habitantes y potenciar estos territorios al servicio del desarrollo provincial.

La compleja agenda del territorio metropolitano incluye temas como el transporte de pasajeros y cargas, la provisión de agua, la recolección y disposición final de residuos, la seguridad, los equipamientos educativos, productivos, de salud, culturales y deportivos, o el equilibrio en el crecimiento urbano.

En Rosario se ha emprendido este camino a partir de la conformación del Ente de Coordinación Metropolitana (ECOM) en 2010. Este espacio de pares que -siendo Intendente de Rosario- tuve el honor de impulsar y presidir desde su origen, integra hoy a 21 localidades del conglomerado, y pronto serán 24. Aun cuando en estos 4 años se renovaron las gestiones en todos los gobiernos que lo integran, la agenda del ECOM ha seguido creciendo y consolidándose.

En esta línea, he presentado como Senador provincial un proyecto de ley de Áreas Metropolitanas para dar un marco jurídico a estos ámbitos de cooperación que abordan la realidad de los mayores conglomerados urbanos. Se busca promover herramientas que impulsen procesos de desarrollo más equitativos, para que los recursos que el devenir histórico haya distribuido de manera desequilibrada, puedan conjugarse de modo que sus efectos positivos sean compartidos y aquellos negativos morigerados.

Quienes tenemos una visión progresista de la gestión pública, aspiramos a promover la equidad, la cooperación y la cohesión social y territorial de nuestra provincia en cada proyecto que emprendemos. No podemos tener una mirada tecnocrática ni cortoplacista. No hay secretos en la fórmula: se alcanzan resultados positivos cuando las políticas se sostienen en el tiempo y se sustentan en cimientos fuertes, a partir de la planificación y la generación de consensos. Sólo así se transforma la realidad.

Publicado en “El Mirador Provincial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*