Un político ejemplar

miguel_lifschitz_perspectivablog_Alfredo_PalaciosEl 10 de agosto de 1880 nacía Alfredo Palacios.

Abogado.

Fue el primer diputado socialista de América Latina, y luego también Senador.

Es autor de la primera ley contra la trata de personas en el mundo.

En conmemoración de la sanción de la Ley Palacios, se estableció el 23 de septiembre como “Día Internacional contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Mujeres y Niñas/Niños”.

Fue uno de los principales promotores de la Reforma Universitaria de 1918, por lo que el Congreso de Estudiantes Latinoamericanos lo nombró “Maestro de América”.

Como Convencional Constituyente fue uno de los más destacados impulsores del Artículo 14 bis, emblemático decálogo de los derechos sociales garantizados por nuestra Constitución.

Con una mirada humanista y moderna, escribió sobre los eslabones más débiles de nuestra estructura social en obras como El nuevo derecho, Esteban Echeverría: albacea del pensamiento de Mayo, La miseria, y El dolor argentino.

Creó la cátedra de Legislación del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de Buenos Aires.
Fue decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires y rector de la Universidad de La Plata.

Luchó contra la explotación sexual y en favor de la equiparación de derechos civiles y políticos de las mujeres, con el reclamo del voto femenino a la cabeza.

Presentó más de ochenta iniciativas legislativas hasta 1965, año de su muerte, como la ley de trabajo femenino, el estatuto docente, el derecho al pago en moneda (en lugar de vales), y la ley de la silla para los empleados de comercio.

En la puerta de su domicilio, uns placa rezaba: “Dr. Alfredo Lorenzo Palacios. Atiende gratis a los pobres”.

Otra manera de ser un abogado exitoso.

Lectura recomendada: Discurso de Guillermo Estévez Boero en el 75º aniversario de la Reforma Universitaria de 1918

ImagenEste 15 de junio se cumplen 96 años del inicio del movimiento reformista que alumbró en Córdoba a la Universidad Pública Argentina, aquella que hizo grande a nuestro país bajo las premisas de autonomía, gratuidad, co-gobierno y libertad de cátedra. En 1993 Guillermo Estévez Boero pronunció -con motivo del 75º aniversario de aquel hecho- un lúcido discurso que reproduzco aquí. Sus palabras, justo balance de aquel momento, parecen no haber perdido actualidad, 21 años después. Seguir Leyendo →